Librillo de apuntes de
Ramón Buenaventura

«Ojalá dispusiera de frases no conocidas, de expresiones extrañas, en algún nuevo lenguaje jamás empleado antes, libre de repeticiones, de palabras rancias ya desgastadas por los antepasados», dijo Khakheperresenb, escriba egipcio, hace, más o menos, cuatro mil años.

Acceso a la página de
Ramón Buenaventura

Las fotos de
Angelika Steiner

El Librillo
R.B. Steiner.

Yago's web.

Página de Arthur Rimbaud

Enlaces con páginas y bitácoras creadas por miembros de mi LISTA DE CORREOS




ANTERIORES

Enero de 2001
Febrero de 2001
Marzo de 2001
Abril de 2001
Mayo de 2001
Junio de 2001
Julio de 2001
Agosto de 2001
Septiembre de 2001
Octubre de 2001
Noviembre de 2001
Diciembre de 2001
Enero de 2002
Febrero de 2002
Marzo de 2002
Abril de 2002
Mayo de 2002
Junio de 2002
Julio de 2002
Agosto de 2002
Septiembre de 2002
Octubre de 2002
Noviembre de 2002
Diciembre de 2002
Enero de 2003
Febrero de 2003
Marzo de 2003
Abril de 2003
Mayo de 2003
Junio de 2003
Julio de 2003
Ago-Sep de 2003
Oct-Dic de 2003
Enero-Junio de 2004
Julio de 2004-Abril de 2005
Mayo de 2005-Febrero de 2006
Abril de 2006-Abril de 2008
Mayo de 2008-Junio de 2009

Invitación a la
LISTA DE CORREOS

Correo para RB

Powered by Blogger Pro™
 
 
2009/08/28

Dice la promocionadisimísima Isabel Coixet en la última página  de MADRID ON, el lindo suplemento de EL PAÍS para jóvenes ricachones granmanchegos que solo hojeamos los viejos noctámbulos del Barrio: «[El hotel Mónaco] era superbarroco y bizarro». Bueno. Naturalmente, las palabras significan lo que sus usuarios quieren que signifiquen, y punto. Si hasta hace unos meses, en español, bizarro era  (DRAE)

1. adj. valiente (esforzado).
2. adj. Generoso, lucido, espléndido.

ahora parece que empieza a significar lo mismo que en francés «bizarre»: difícil de comprender, por su naturaleza; que se aparta de lo habitual. Pero resulta muy sorprendente que a estas alturas se nos meta en la lengua una galicismo, porque el francés lleva un par de decenios, por lo menos, sin influir para nada en el español, de manera que seguramente la nueva acepción de la palabra nos cae del inglés, que, claro, la tomó del francés a mediados del siglo XVII. Un típico rebote lingüístico, de los que tanto han abundado siempre, y más ahora, con la cosa de la globalização. En el periodismo norteamericano hallamos con frecuencia el término «bizarre» aplicado a bares, restaurantes, hoteles. Y como doña Isabel es tan-tan-tan usaína, pues lo mismo le viene de ahí.

[Veo en un etimológico inglés que «bizarre» viene del ¡vascuence! bizar, barba (por la impresión que les causó a los franceses la barba de los soldados españoles), pero que también podría venir del italiano bizarro, de bizza, «ataque de rabia». Joan Corominas, en cambio, considera un auténtico disparate la etimología vasca. No se puede no estar de acuerdo con él. El origen italiano del término se antoja evidente.]

Pero ¡voto al chápiro verde! qué bizarritos nos hemos vuelto.


posted by RBRB 09:59

W3Counter Web Stats